Las principales funciones de la psicología infantil

Empecemos por entender el concepto de Psicología como tal, la unión de la “psyche” en griego traducido como ALMA y “logia” en latín entendido como EL ESTUDIO DE. Es decir, estaríamos refiriéndonos al subjetivo “Estudio del Alma”.

Ahora bien, una Psicóloga puede tratar diversas áreas de la mente, géneros de personas y edades. En este caso particular nos vamos a referir a la Psicología Infantil. Esta parea de la psicología se encarga de estudiar el comportamiento de un niño desde que nace hasta que llega a la difícil edad adolescente. Entendiéndose este período justo el de la niñez. Más adelante de esta etapa el ser humano es considerado un adulto.

Ya en esta etapa lo que nos queda es saber qué hace exactamente una profesional de la Psicología Infantil por nuestro niño. Pues bien, ella busca analizar, entender y resolver situaciones conflictivas en el comportamiento del niño, ya sea en su desarrollo físico, motor, cognitivo, perceptivo, afectivo y/o social. Cuando una Psicóloga estudia la psique de un niño se guía en dos factores importantísimos que influyen directamente y afectan esos comportamientos conflictivos como son: el factor ambiental, es decir, la influencia de sus padres o amigos, y obviamente el factor biológico, su carga genética que no se puede dejar atrás.

Todo esto es en cuanto al niño en sí, sin embargo hay que trabajar en conjunto con los padres, puesto que es necesario que ellos también reaccionen y sepan que parte del trabajo de cambio o sanación debe comenzar en ellos mismos. Recordemos que los niños son seres que no vienen aprendidos, y muchos de los comportamientos son copia fiel de las actitudes y respuestas de sus propios padres.

Luego de varios años en el estudio de la psicología infantil ya es posible determinar las áreas o los trastornos más comunes en estas edades, por ejemplo: el fracaso escolar, problemas emocionales, maltratos y abusos. Además de aquellos problemas relacionados con el sueño, miedos problemas de alimentación, exceso o falta de actividad y conflictos de lenguaje.