¿Cómo ayuda la psicología en la obesidad?

El aumento de peso corporal y las innumerables causas que lo provocan han provocado el aumento desbordado de problemas de alimentación en adultos, en apariencia muchísimos casos están vinculados a la información engañosa que cada día se multiplican al ofrecer salidas rápidas y drásticas a la condición de obesidad.

Los individuos se ven rodeados de la oferta de regímenes alimenticios que prometen soluciones mágicas tales como el régimen de las manzanas, el del agua y de aquellas dietas que se presentan en apariencia científicas y comprobadas que tienen nombres extranjeros para asegurar su efectividad y sólo son estrategias fraudulentas que intentan sacar ganancias de la desesperación de las personan agobiadas por los conflictos de obesidad, sin ahondar en que verdaderamente el peso es un síntoma y que los problemas de alimentación en adultos tienen implicaciones psicológicas graves y que en la mayoría de los casos ameritan ser atendidos por verdaderos profesionales en la psicología.

Causas psicológicas como la ansiedad, el stress y la depresión presentan una patología mucho más grave que requiere la intervención de un profesional en la psicología que oriente una terapia de pareja donde el problema de peso pasa a último lugar, que aunque afecta también a los hombres, es mucho más frecuente en el sexo femenino.

Con la terapia de pareja tras un proceso de exploración, el psicólogo llegará a la raíz de los conflictos del paciente y cómo estos lo afectan de tal modo que le generan un trastorno en su alimentación, al mismo tiempo que el tratamiento psicológico avance se irán solucionando los problemas alimenticios usando para ello una adecuada guía nutricional enfocada de manera tal que no afecte la salud del paciente, si no que este pierda peso de forma paulatina, pero segura a través de una dieta enfocada en cada caso particular.